Las 4 metodologías de gestión de proyectos más utilizadas

Las 4 metodologías de gestión de proyectos más utilizadas

Las 4 metodologías de gestión de proyectos más utilizadas

 

La gestión de proyectos es la aplicación de herramientas, conocimientos, habilidades y técnicas para conseguir los objetivos de proyecto. En base a esta definición, se han generado varias metodologías que se detallarán más abajo.

Aunque a simple vista se pueda pensar que la mayoría de los proyectos son similares, cada uno de los proyectos es diferente. Tiene objetivos, metas, alcance, limitaciones y equipos diferentes. para poder gestionarlo de la forma más óptima, se necesita un análisis profundo tanto del proyecto en sí, como de los elementos que hacen posible su realización.

Esto es lo que hace que no siempre podamos seguir los mismos pasos a la hora de realizarlo. Esto quiere decir, que no sirve una misma metodología de gestión de proyectos para todos, sino que serán las características y enfoque del proyecto las que definirán y harán que se adapten mejor unas u otras metodologías.

Lo que sí que podemos decir que comparten todas las metodologías de gestión de proyecto es que todas se rigen con un mismo principio de acción: el de conseguir mejorar el proceso constantemente para poder optimizar los resultados del proyecto.

Para poder detectar cuál de todas las metodologías de gestión de proyectos se adapta mejor a nuestro proyecto, primero tendremos que conocer, qué metodologías existen y cuáles son sus características.

 

A continuación dispones de las metodologías de gestión de proyectos más relevantes según los enfoques:

 

TRADICIONAL

 

Empezamos con el Enfoque Tradicional que ha sido la metodología más habitual hasta ahora.

Esta metodología define que los pasos a seguir son secuenciales. Para ello, se divide el proyecto por fases que se van ejecutando una detrás de otra, alcanzando objetivos parciales, hasta alcanzar el objetivo final del proyecto.

La única tarea que se encuentra de inicio a fin del proyecto es la de monitorización y control, en la que se va supervisando cada etapa para asegurar una correcta ejecución y la aplicación de correcciones a posibles desviaciones.

 

Las fases por las que pasa el método de gestión de proyectos tradicional serían:

  1. Inicialización
  2. Planificación
  3. Ejecución
  4. Monitorización y control
  5. Cierre de proyecto 

Esta metodología podría ser la más apta para pequeños proyectos que estén bien definidos, con acontecimientos fáciles de prever y con alcance limitado.

 

PRINCE2

 

La segunda metodología de proyectos sería la enfocada a PRINCE2

Esta metodología tiene sus bases en el enfoque al producto, es por esto por lo que aquí el objetivo principal es más el resultado o resultados que se obtienen, que el seguir los pasos o fases planificadas. 

PRINCE2 proviene de PRojects IN Controlled Environments. Este método de gestión de proyectos tiene aspectos parecidos al anterior, pues también se divide en etapas. Esto permite también, con la monitorización y control de las fases, detectar a tiempo desviaciones y posibilitar sus correcciones pertinentes. Esta metodología cubre la gestión, el control  y la organización de un proyecto. Y sigue estos siete principios:

  1. Justificación comercial continua.
  2. Aprender de la experiencia.
  3. Roles y Responsabilidades definidos.
  4. Gestión por Fases.
  5. Gestión por excepción.
  6. Orientación a productos.
  7. Adaptación.

 

Esta sería la metodología que más se adaptaría a proyectos con un marco de trabajo bien definido.

 

CADENA CRÍTICA

 

La tercera metodología de gestión de proyectos sería la de Cadena crítica. Esta metodología pone el énfasis en los recursos que disponemos y se centra en avanzar al máximo el proyecto. 

Se basa en la aplicación de los siguientes principios:

  • Identificación de restricciones. Las limitaciones que presenta el proyecto, tanto de recursos como de tiempo, son las que nos delimitan temporalmente el proyecto. A estas restricciones son a quien llamaremos cadena crítica.
  • Priorizar las tareas pertenecientes a la cadena crítica. Se debe centrar el esfuerzo en la ejecución de las tareas pertenecientes a la cadena crítica, pues estas nos dirán el tiempo que se necesita para conseguir acabar el proyecto.  
  • Subordinar el resto de tareas a tareas en la cadena crítica

 

Esta sería la metodología que más se adaptaría a proyectos complejos, cuyos equipos deben ser principalmente flexibles a la hora de cambiar las tareas o los horarios.

 

AGILE

 

Y por último, hablaremos sobre el enfoque de las metodologías AGILE.

Esta metodología es la más usada en la gestión de proyectos del sector IT. Se caracteriza por su flexibilidad y la capacidad de modificación en marcha del producto, esto es, el producto puede ir cambiando a lo largo del proyecto. 

Se compone de diferentes fases, y para cada una de las cuales se obtiene un mínimo producto viable que puede ser usado, aunque no presente toda la usabilidad que se tiene como objetivo. De forma progresiva, completando las diferentes fases, se va obteniendo el producto final.

Estas fases se componen de:

  • Inicio. Es en el comienzo donde se eligen los objetivos primeros para obtener un primer mínimo producto viable. En esta se elige el tiempo necesario hasta obtener este primer producto funcional llamado Sprint.
  • Desarrollo del sprint. En esta fase, el equipo de desarrollo empieza a ejecutar las tareas con las que conseguirán ese producto. Para ello, se tendrán reuniones diarias en las que se irán supervisando las tareas y detectando posibles problemas para la consecución de objetivos.
  • Cierre. Cuando acaba la fase de sprint, se revisará la consecución de tareas y objetivos planificados en la fase del inicio. Con este primer producto, el cliente podrá disponer de una muestra del producto final, que le servirá para detectar las posibles variaciones que quiera realizar. 

Con el seguimiento de estas fases, se puede garantizar el conseguir el producto final más ajustado a las expectativas del cliente, gracias a la obtención de productos mínimos viables que permiten al cliente examinar el resultado y poderlo modificar en el transcurso de tiempo que dure el proyecto.

Esta sería la metodología que más se adaptaría a proyectos del sector IT. Es la metodología más flexible.

 

Ahora que ya conoces las metodologías más utilizadas en la gestión de proyectos, sabes identificar cuál se adapta mejor a tu proyecto? Descubre cómo identificarlo en el siguiente link. 

Metodologías de gestión de proyectos ¿Cuál encaja mejor en mi proyecto?

 

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>